martes, noviembre 15, 2005

(Avelio Gómez Guzmán)

Invita al silencio
y protege las ventanas de tu casa.

apaga la luz y no duermas.

Allá afuera la noche viene murmurando
una canción que recordarás por siempre.

Esto es el huracán.

Escucha cómo el viento pasa su lengua
sobre la piel del océano.

Mira el mar cómo se levanta y gime:
Ahora es una mujer enfurecida.