domingo, noviembre 06, 2005

Prescindibles

Dicen que no somos indispensables para nadie, no de absoluta necesidad, ni quien es guía o mentor o conoce cualquier respuesta y mantiene la calma, y nos la otorga por tanto frente a crisis nerviosas o un riesgo inminente. Tuve un amigo, casi fraterno, con el que junté mis muñecas ensangrentadas para.. (leer texto completo).