viernes, diciembre 30, 2005

(...) En aquella declinatoria noche, eligió el marrón, como recordando una leyenda. Pinceló mi alma con su alma infantil y su varita, y le dio color a mi nombre...

Cuentos en la azotea