martes, marzo 07, 2006

Femme fatale

(Andrés Navarro. La fiebre)

Cada luz premedita su desangrada sombra
en el centro de fuerzas que accionas en la pista,
y tú, bailable indiferencia del misterio,
placer en extravío -igual que un filo adentra
su ceguera en la carne-, te entregas a una oscura
codicia de ti misma.

Hecha de timidez, quién sabe, o de hermética
sangre calculada, renuevas mi torpeza
en cada gesto ágil de ignorarme,
inventas la esperanza como fiebre de un día
y luego la destruyes sin saberlo.

No te echaré de menos cuando acabes contigo.

1 comments:

Anonymous Anónimo dijo...

gasias por venir ayer...me hizo mucha ilusion...
te echaría de menos aunq acabaras conmigo...

mua!

07:27  

Publicar un comentario

<< Home